Así pues se eligió el granate como color para las camisetas. Estas camisetas eran rojas y al lavarse con las medias negras, se habrían oscurecido, quedando un color granate que fue adoptado para siempre. Si ya desde ‘pequeñito’ eras del Madrid, mucho se tienen que torcer las cosas para acabar siendo del Barcelona con el paso de los años. Aprovechando que era de Nottingham y que uno de los dos equipos de la ciudad era el antiquísimo Notts County (que desde sus orígenes vestía a rayas negras y blancas), envió a Turín 15 camisetas del equipo inglés. Sabes que si eres del Barcelona, por ejemplo, y vas a una ciudad tan lejana como Tokio, y te encuentras con alguien con una camiseta de algún jugador de este equipo, las barreras humanas y culturales que os separan se vuelven más finas. O, no hace mucho, en 2008, el Racing de Santander jugó en Sevilla con la segunda equipación del Betis. Un poco más generosos son en el Racing de Santander, que da tres indumentarias a sus futbolistas y, si quieren alguna más, pueden pagar 40€ por ella (en vez de los 65€ originales), además de tener permiso para intercambiar o regalar.

El actual líder de la liga de nuestro país, el Barça, dispone de tal cantidad de indumentarias que todas las que utilizan sus jugadores son suyas por derecho propio. La camiseta del Atlético de Madrid que ha mostrado el citado portal ha sido, cuando menos, sorprendente. Once del Torino de la temporada 91/92 (WIKIPEDIA). El otro día hablamos del fundador del Torino FC y este jueves lo vamos a hacer de la indumentaria de este club. La familia tuvo que huir a la capital del país vecino, Islamabad, en Pakistán. El central sevillano ha publicado un vídeo en el que se le ve corriendo en una cinta en su casa. Si buscamos en Google, textualmente, «camiseta selección española de fútbol», uno de los primeros resultados indexados nos conducirá a una web donde se comercializa, en efecto, el uniforme del combinado nacional, pero en este caso su versión republicana. A mí el color naranja es un color que me gusta ver en una camiseta del Barça, por las buenas vibraciones que siempre ha traído, pero este en concreto no me convence.

Sé consciente de los colores exactos del equipo de fútbol de modo que seas capaz de notar la diferencia en los tonos de color. Al parecer, Savage pretendía que fueran de color rojo, como las del Nottingham Forest. Claro que el tema templarios y demás también me gusta. Pero lo peor no es eso, camisetas futbol 2024 sino que la mayor parte de la camiseta es de un gris tan claro que parece blanco. Se trata de uno de los equipos italianos con más característico uniforme, pero resulta que su origen no es tan claro. El encargo recayó en John Savage, un inglés afincado en Turín que tenía intereses comerciales con su país y que además jugaba en la Juventus. El pasado mes de septiembre, la Juventus de Turín inauguró su nuevo estadio y para estrenarlo invitó al Notts County para jugar un amistoso. Los vascos llegaron a vestir la elástica en un amistoso pero la presión popular provocó que se retirara de las tiendas en menos de un mes.

Gracias a las primeras personas que tenemos cerca comienza a despertar nuestro interés por la música, el cine, la televisión, el arte, la cocina… Por tanto, el debate se extiende a qué pasa con aquellas personas cuyo trabajo es entrenar. Sí que es cierto eso de que con tantos colores la figura del colegiado no impone tanto, pero de algún color distinto al negro tendrá que vestir si uno de los equipos lleva ese mismo color (como por ejemplo la Académica de Coimbra). Pero se da la circunstancia de que el empleado textil encargado de realizar el envío creyó que lo que buscaban los italianos era una versión renovada de su uniforme, que él creyó que era a rayas negras y blancas (debido, como os he dicho, a que estaban descoloridas). Y es que, como comprobarán, el remate se produce tras el saque de una falta, pues bien, esa falta que el árbitro ordena sacar al borde mismo del lateral del área, ¡ Es lo que tiene dar las cosas por hecho, y llevar todo preparado para la victoria. Fue protagonista con su hermana de una recepción oficial en el Palacio Real tras la victoria de la selección española de fútbol en el Mundial de Sudáfrica 2010. La hija pequeña de los Príncipes, que ya tenía 3 años, disfrutó con los jugadores e intentó coger la Copa del Mundo, que se le resistía debido a su peso.